Arruinar la campaña: una recopilación de errores

This post is also available in: Inglés

Print Friendly, PDF & Email

Ruining the campaignUn artículo de Albert Eckert
Las 21 mejores maneras de echar a perder una campaña

Esta recopilación de consejos útiles proviene de años de experiencia internacional. Funcionarán siempre que te esfuerces por perder. ¡Derrota garantizada! 100%.

¡Evita las imágenes!
Si alguien tiene algo que decir, que lo D-I-G-A. No necesitas imágenes llamativas o actividades intensas para expresarte y expresar tus ideas. Los actos de campaña dan mucho trabajo y suelen pasar desapercibidos en las secciones de noticias políticas de los periódicos serios. Terminan siempre en ciertas páginas o blogs que no lees ni tú mismo, o se emiten en programas de los que nunca has oído hablar.

Para los agente de prensa: ¡Cuánto más, mejor!
Todo el mundo se queja de la sobrecarga de información de hoy en día, especialmente durante las campañas. Para destacar, tienes que enviar todas las notas de prensa que puedas. Los agentes de prensa que mandan cada día varias y complejas notas de prensa sobre la campaña conseguirán que alguien les lea en algún momento. Si fallas, el problema son tus notas de prensa: son muy pocas y muy cortas.

Distribuye, ¡no escuches!
Da muchísima información sobre tu programa, tu campaña, y sobre la estructura de tu partido. ¡Esta información siempre tiene que ir en papel! Evita las conversaciones directas, ¡corres el peligro de que te malinterpreten! Sin embargo, si no puedes escaparte de ellos, asegúrate de mantenerte siempre en el aire y centrado en el mensaje (¡sigue hablando!), y evita escuchar a toda esa gente a la que, por supuesto, estás convenciendo.

¡No pierdas tu valioso tiempo con la investigación!
En vez de empezar a hacer campaña desde el principio, algunos “sabelotodos” recomiendan que inviertas en investigación primero, para reunir información sobre el electorado y sobre tus oponentes, segmentar al público objetivo, probar mensajes y diseños, hacer un mapa de los votantes de cada distrito, etcétera. Este comportamiento obsesivo te hará gastar un montón de tiempo y dinero que no deberías despilfarrar en el amor por las estadísticas de otro.

¡Cíñete a tu lenguaje!
Tu partido ha acuñado y dado forma a varios términos y expresiones que usan tus compañeros, pero que no todas las familias conocen. ¡No intentes acercarte a la gente que no tiene ni idea dejando de lado tu intrincada fraseología! Ellos son los que deben aprender tu lenguaje, ¡esto les ayudará a tener un mayor conocimiento de tus conceptos sin rival!

¡Siempre separa a la prensa del trabajo de Relaciones Públicas!
¡Pon siempre a la gente de RR.PP. y de Prensa en rincones opuestos de tu cuartel general de campaña! Cuando salga un nuevo folleto de tu campaña, el agente de prensa sólo puede enterarse cuando ya se ha enviado. Porque nunca se le ha ocurrido a nadie que el agente de presa puede ser útil y consultar con el equipo de RR.PP. qué temas habría que tratar conjuntamente, ¿verdad?

¡Evita la brevedad!
En estos tiempos en los que todo se mueve tan rápido, la gente suele prestar poca atención a las cosas. Esto se cumple especialmente durante las campañas. Para contrarrestarlo, no deberías imitar su “lenguaje” twitteril. Tus textos siempre tienen que aportar todo el contexto. Es mucho mejor si alguien tiene que leer el texto entero para entender tu mensaje o tus ideas en vez de que él o ella puedan identificar las partes más importantes gracias a la estructura del texto o de un titular obvio.

¡Comparte con el mundo tus conflictos internos!
Algunos reporteros no son capaces de detectar en una nota de prensa si hay conflicto de opiniones dentro del partido. ¡Ayúdales, sé transparente! Tienes que llamarles siempre y darles todos los detalles de los conflictos que surjan en las reuniones. Harás muchos amigos en los medios y recompensarán al partido con una cobertura constante.

¡Evita la personalización!
Tu campaña y tu partido no son sólo el candidato principal y los portavoces. Hay mucha más gente involucrada: ¿por qué debería hablar sólo la gente más importante de las cosas más importantes? Anuncia siempre que las noticias vienen “del partido” al completo o “del consejo”, y evita la personalización. Es más, deberías evitar asignarles ciertos temas a ciertos candidatos. Esto no reflejaría la diversidad y la complejidad de sus personalidades en toda su plenitud.

¡Evita el trabajo de equipo a nivel nacional!
Ponerte en contacto con gente del partido de otras partes, que tengan funciones similares a las tuyas, es una pérdida de tiempo. Esta gente sólo está familiarizada con su propia situación local y específica, y es muy probable que sean incapaces o pasen de ayudarte con tus problemas. Esto también se aplica a tu equipo. Las tonterías a nivel nacional están bien para el consejo del partido, pero no es algo de lo que debas preocuparte como responsable de campaña.

¡Imprime montones de material!
Hay tanta basura ahí fuera, en el mercado, que deberías hacerte con tus propias publicaciones. Es una sensación tan maravillosa el poder colgar carteles viejos, cubrir tus mesas informativas de cantidades enormes de viejas publicaciones de la campaña pasada, y recordar todas las cosas buenas que hiciste años atrás.

¡Nunca trabajes con un presupuesto claro!
No hay nada más extenuante que saber cuándo dinero se dedica a qué cosas y cuándo. Te irá mejor si no planeas nada para la campaña. Es mucho más creativo decidir de forma espontánea cuándo quieres pagar. Cuando no queden fondos, ¡seguro que se te ocurre algo!

¡Difunde a lo largo y ancho!
Suele pasar que la gente más inesperada es la que se interesa de repente por tu partido. Es justo, entonces, que distribuyas el material lo más ampliamente que puedas. No quieres arriesgarte a perder a nadie. Esta moda de la fijación de algunos responsables de campaña de establecer un público objetivo es sólo un pretexto para la gente que está demasiado asustada como para adentrarse en el terreno de la oposición.

¡Tómate informalmente las relaciones con los medios!
Durante las campañas, es normal que la gente sea esclava de las señoras y señores de los medios cuando organizan el calendario, pero luego éstos se presentan cuando les da la gana. Así que es mejor que planees las cosas según os convengan a ti y a tu equipo. Simplemente, llama a tus amigos periodistas justo antes del cierre editorial para asegurarte de que tienen tus asuntos frescos y en la mente en el momento adecuado.

¡No te pases con tu servicio de prensa online!
No te vuelvas loco con internet. En los buenos tiempos, todo iba bien. Es completamente innecesario crear una sección de prensa en tu página web de campaña. Si la prensa busca algo, que te llamen para conversar tranquilamente.

WWW – Trabajo despilfarrado en la web 2.0
¡Ni toques la Web 2.0! Ninguna persona en su sano juicio se haría un perfil en internet, llamaría usando Skype, o leería feeds, blogs, o tonterías de esas. El alcance de internet y su impacto no tienen nada que hacer contra los de la radio y la televisión, no merece la pena invertir tiempo ni energía o dinero en todo este bombo moderno.

Páginas web: hazlas tú mismo
¿La página web electoral de la sede de tu partido se parece mucho a las de las ramas regionales? ¿Se actualizan de forma centralizada? Seguro que conocer a alguien que sea bueno con los ordenadores. Seguro que puede hacer una página web más adecuada a tus necesidades. Es la única manera de que la gente se dé cuenta de que estás al cargo de tu área. Y así debe ser.

No gastes tiempo en formación
Quien hace su trabajo no tiene tiempo de aburrirse en programas de formación de campaña. La gente se crece ante los desafíos de su propio trabajo, no jugando en pequeños grupos de la mano de algún RR.PP. sabelotodo en uno de esos hoteles que parecen seminarios. Y puedes olvidarte de todos los manuales de campaña que están surgiendo, todos dicen lo mismo y no tienen nada que ver con la realidad.

¡Tu propio estilo mejor que unas pautas!
Puedes ignorar alegremente el circo que rodea la imagen de una campaña. Asegúrate de que tus cosas pintan bien, y que os gustan a ti y a tus amigos, en vez de molestarte en prestar atención a las tonterías que dan en el cuartel general de la campaña. Con los nuevos programas de diseño que hay, puedes hacer un trabajo mejor que el suyo en cualquier ordenador.

En caso de crisis: ¡desconecta!
Si salta un escándalo o hay una gran crisis durante la campaña y los teléfonos no paran de sonar: no hay muchas soluciones: ¡desconéctalos o conecta los contestadores! Como empleado, sólo lograrás meterte en problemas si lo manejas de otra forma. Alguien del consejo del partido o algún candidato seguro que dice algo, es mucho mejor que la gente se concentre en ellos y no en ti.

¡Evita las agencias de Relaciones Públicas!
Las agencias nunca pueden llegar a conocer tu partido o su gestión, son lo peor de todo el negocio de RR.PP. Si, buscando ideas nuevas, decides trabajar con ellos, invítalos junto con unos cuantos autónomos para que se peleen en una competición gratis por la campaña, y luego usa sus mejores ideas tú mismo, sin las costosas aportaciones de las agencias.

Please note: when printing pages, each page of an article must be printed separately.

COMMENTS ARE CLOSED

No comments yet.