Pedir el voto (Puerta a puerta)

This post is also available in: Inglés

Print Friendly, PDF & Email

Canvassing

Un artículo de Beata Maciejewska

Durante una campaña, tanto si es una campaña electoral como si es una campaña en un distrito o población, los anuncios en los medios o la distribución de panfletos y carteles no son sustitutos del contacto directo. El puerta a puerta es una de las formas más importantes de marketing directo (otras formas incluyen la organización de reuniones y debates). Es una de las maneras de hacer campaña que más tiempo requieren, pero también de las más efectivas. Si vamos a casa de alguien, hay muchas más posibilidades de que nos recuerden (comparado con, por ejemplo, leer nuestros panfletos o un artículo sobre nosotros en la prensa local).

Siempre merece la pena hacer campañas puerta a puerta aunque no se tenga experiencia. Puede que alguien esté más convencido de votar por una persona joven que parece un poco perdida, llama a su puerta y le presenta su programa, que por un individuo completamente anónimo que sale en un panfleto que le han metido en el buzón. Recuerda que la gente/los votantes recompensan el esfuerzo.

Las impresiones son muy importantes cuando hablamos de contacto cara a cara. Por eso, cuando hacemos una campaña puerta a puerta, deberíamos concentrarnos no sólo en el mensaje oral, sino también en las señales físicas: apariencia, gestos, expresión facial, respiración, actitud, tono de voz, etc. En el cara a cara, nuestra credibilidad depende de si nuestras señales orales y físicas tienen consistencia. Si no la tienen, el receptor se fiará del lenguaje corporal, dándole más importancia (confiará en lo que vea, no en lo que oiga).

¿Qué es lo mejor para hacer campaña puerta a puerta?
Las campañas puerta a puerta es mejor hacerlas en bloques de pisos o zonas de adosados. En las áreas con poca densidad de población, con casas independientes y valladas, ir de una puerta a otra lleva demasiado tiempo.

Un consejo importante: empieza arriba y ve bajando (en edificios, calles).

¿Cuánta gente debería tomar parte en las campañas puerta a puerta?
Las campañas puerta a puerta pueden hacerse individualmente, pero la experiencia demuestra que lo mejor son los equipos de dos personas, por ejemplo, el candidato y un asistente. Puede ser útil si la conversación se extiende demasiado (o si la situación requiere que se hable con varios votantes).

¿Cómo se deben llevar a cabo las conversaciones?
Antes de que abran la puerta, es buena idea dar un par de pasos hacia atrás para que el habitante de la casa no piense que queremos entrar en ella. La presentación tiene que estar construida de la siguiente forma:

  • Quién eres
  • Por qué estás pidiendo votos / Cuál es el propósito de tu campaña
  • Cómo están las cosas (mal)
  • Cómo deberían estar (bien)
  • Cómo se conseguirá arreglarlo

Con esta estructura, la presentación comunica que:
– somos conscientes del problema que le preocupa al receptor
– somos una persona/organización que entiende el problema
– tenemos la capacidad necesaria para resolver el problema
– estamos enviando un mensaje con una intención específica: pedir el voto al receptor.

¿Qué deberías hacer si la persona que abre la puerta está ocupada/irritada, etc.?
Los problemas derivados del contacto directo incluyen las reacciones del receptor, que afectan a nuestro mensaje, y lo que siente subjetivamente el receptor, que puede interferir con nuestras intenciones, por ejemplo: la persona está cansada, ha discutido con un familiar, está ocupada cuidando de su hijo o le hemos interrumpido mientras veía su programa favorito, etc. En estos casos, debemos ser conscientes de la situación. Podemos, por ejemplo, decir: “Veo que está ocupado, no se preocupe, lo entiendo, yo también tengo un hijo pequeño2. Aquí tiene mi panfleto, por favor, échele un vistazo cuando tenga un rato, estoy pidiendo votos” o: Pasaré de nuevo por su casa. ¿Le importa que vuelva en media hora?”

Recuerda: no te tomes a pecho ni te centres en las reacciones de la gente que te abre la puerta. Lo importante es presentar tu propuesta de forma breve y efectiva, ganar apoyo, y entregar el panfleto.

¿Qué deberíamos hacer si la persona con la que estamos hablando se lía a hablar?
Cuando hacemos una campaña puerta a puerta, debemos dedicar 3 minutos, aproximadamente, a cada persona. Si nos pasamos del límite, podemos decir: “Me encantaría hablar más con usted, pero tengo que visitar a otras 30 personas hoy. Por favor, llámenos o mándenos un email. Nuestra información de contacto está en el panfleto.”

Sin embargo, no debemos evitar contestar a las preguntas más importantes, por ejemplo: “¿Qué opinas de la planta incineradora?”. Nuestra respuesta no puede ser: “Hablamos de ello en el panfleto, léaselo, por favor”. Demos darles nuestra opinión de forma breve, por ejemplo, e invitarles a que entren en la web.

¿Cuándo deberíamos pedirle a alguien que nos vote?
Deberíamos pedírselo abiertamente al final de la conversación. Por ejemplo, podríamos decir: “Por favor, vótenos en estas elecciones”.

¿Deberíamos dar pequeños obsequios o material con el logo del partido, y de hacerlo, en qué momento deberíamos hacerlo?
Hay que ofrecer los obsequios al final de la conversación. También es importante dar el panfleto y el obsequio a la vez, puede que la persona lo lea o se lo enseñe a otra gente.

Please note: when printing pages, each page of an article must be printed separately.

COMMENTS ARE CLOSED

No comments yet.